Cosas para hacer y ver


Parque


Nacional

La Vall Fosca es el acceso sur al Parque Nacional de Agüestortes i Estany de Sant Maurici por el Pallars Jussà. El Teleférico de la Vall Fosca, el único en el sur de los Pirineos, nos lleva al Parque Nacional, que nos ofrece un paisaje de alta montaña, con una gran riqueza de fauna y vegetación.

El agua, con casi 200 lagos e innumerables riachuelos, es su protagonista. En la Vall Fosca se cuentan más de 30 lagos que forman parte del Parque Nacional y que se encuentran por encima de los 2200 metros.

En esta zona se pueden hacer varios itinerarios caminando, que conectan los lagos a más de 2000 m, el camino de gran recorrido GR-11-20, que permite llegar a Espot y a Boí, pasando por la Vall Fosca, la vía verde de la antigua vía férrea, ascensiones a picos como el Peguera (2.942 m) o el Montsent de Pallars (2.883), entre otros, o la vuelta por los refugios del Parque Nacional, Carros de fuego, que en la Vall Fosca empieza en el refugio de Colomina.

La gran diferencia de altitud entre las partes más altas (3029 m) del Parque Nacional y las más bajas (1200 m) hace que aumente la biodiversidad existente. Se pueden encontrar especies como el acónito de los Alpes, que tiene una flor amarilla en agosto y se encuentra por encima de los 2000 m, como el enebro que florece de marzo a junio, y las flores son amarillas y verdes. Otras plantas que se pueden encontrar son el la genciana, la dedalera, el azafrán o el acónito. Destaca el árnica, que florece en agosto, hasta 2600 m, y que tiene propiedades medicinales.

Aquí los animales se encuentran en su hábitat, y no se dejan ver con facilidad. Casi 200 especies de vertebrados viven en el Parque Nacional. Entre los mamíferos destaca el rebeco, el corzo, el jabalí o la marmota. El rebeco es uno de los animales que se puede ver por las mañanas subiendo con el primer teleférico o cuando se pone el sol. Las aves constituyen el grupo más numeroso de la fauna del Parque Nacional. Así, en los bosques más inaccesibles habitan el pito negro, el urogallo o el búho, entre muchos otros. Destaca el quebrantahuesos que recibe este nombre porque desmenuza los huesos que encuentra para comerse la parte más interna. Se puede ver en muy pocos lugares del mundo y la Vall Fosca, en el Parque Nacional, es uno de ellos. El buitre y el quebrantahuesos son fácilmente observables sobre las vertientes y las crestas sin vegetación, y en los prados alpinos se encuentran la perdiz nival o el gorrión de ala blanca. Finalmente, entre los peces se pueden ver la trucha común, que se encuentra tanto en las aguas frías del río como en los lagos.